Si quieres que tu relato se oiga en este blog, envíalo a través de este formulario.

miércoles, 11 de febrero de 2009

El corazón delator. E. A. Poe. (Relatos literarios I).



-->
 
Relatos Largos.

Sobre las siete de la tarde el tabernero llega a su local. Se encierra en él. Todo lo dejó dispuesto para el siguiente combate. Nada tiene que hacer. Le gusta estar solo en su taberna a esta hora del día. Rutina de merienda, rito íntimo, conciencia y lentitud en todas sus nimias acciones: prepara café, calienta la leche y abre la caja de roscos de vino. Deposita el periódico en la mesa próxima a la ventana. Observa cómo una luz cambiante va dejando tonos cálidos en la calle. Silencio. Tintineo final de cucharilla sobre el borde de la taza. El minúsculo resto de café cae dentro. Sorbe. Está caliente. No tiene prisa, se irá enfriando, como a él le gusta. Ojea el periódico, el rosco de vino va cayendo y sus labios se pintan de carmín blanco, azúcar molido. No dura mucho. La lengua le restituye su aspecto de siempre, sólo fueron unos segundos. De repente, se acuerda de algo. Se levanta y se dirige hacia la estantería donde está la radio, envidia de anticuario. Un seco clic rompe el silencio. Un veloz vagón de ráfagas de sonidos ocupa la estancia hasta que el tren del dial se para en una pequeña estación local, casi de barrio, Radio Callao. Le han dicho que Joaquín, el ferretero, hoy hace un relato…

-->
Todos los Cuentos para Adultos de este blog los encontrarás reunidos aquí.

4 comentarios:

Antonio González dijo...

IM-PRE-SIO-NAN-TE
Te has superado Javierín. Estoy anonadado.
Gracias por estos ratitos
:D

manoly cadiz dijo...

Javier que voz, que entonación, que música y que profundidad en la interpretación.
Es asombroso, hoy que es el dia de los Oscar yo te doy el
OSCAR A LA INTERPRETACIÓN
Porque no hay nada más profundo que sólo la voz sin el apoyo de la imagen. Es fabuloso, un abrazo muy fuerte desde Cádiz

Acuática dijo...

Hola!
Acabo de descubrir este blog y me he quedado alucinada. He activado este audiocuento en concreto y tan sólo quería felicitarle. ¡Menuda interpretación! ¡Magnífica! Me ha dejado sin palabras. Espero escuchar el resto de audiocuentos antes de que termine el fin de semana ;)
Un saludo

Javier Merchante dijo...

Gracias, eres muy amable, Acuática. Pocos son los que pasan por aquí, éste es el Patito Feo de mis blogs, y menos los que dejan un comentario tan alentador como el tuyo.
Saludos